lunes, 22 de enero de 2018

SHOW COOKING TERAPEUTICO EN BCN - DESAYUNOS ENERGÉTICOS






Buenos días a todos/as!

Sin lugar a dudas el desayuno debería ser una de las piedras angulares dentro de nuestra alimentación cotidiana, pues es durante las primeras horas del día, cuando nuestro cuerpo necesita más que nunca de una buena base nutricional, capaz de aportar la energía necesaria para afrontar la jornada más compleja del día. 
Por lo normal muchas personas no dan la importancia adecuada a esta primera comida, lo que conlleva diferentes problemas de salud a largo plazo, así como un deficit energético para nuestro cuerpo que nos impedirá dar el 100% de nuestro rendimiento optimo en todas las actividades que se lleven a cabo durante estas primeras horas…

En este nuevo y especial Show Cooking nuestro Health Coach Sergi Hogaku,  nos mostrará las claves para preparar auténticos desayunos energéticos, además de explicar como confeccionarlos dependiendo de las necesidades de cada persona y de la finalidad que se desea conseguir con los mismos ( detox, energéticos, protéicos …). 

En esta completa actividad te ofrecemos la posibilidad de asistir a una master class de cocina, donde podrás ver como se elabora un completo desayuno rico en vitaminas, proteínas, minerales, lípidos e hidratos de carbono de máxima calidad en directo de la mano de un profesional del sector. Conocerás los alimentos utilizados, sus propiedades, así como  la mejor forma de cocinarlos y llevarlos de la cocina a tu mesa.

 info:
SHOW COOKING TERAPÉUTICO
DESAYUNOS ENERGÉTICOS
MIÉRCOLES 24 DE ENERO 18:30 H
FARMACIA COSTA CODINA
Gran Via de les Corts Catalanes nº 566 (Barcelona)
Colaboración : 8€
Imprescindible reservar al: 934 54 72 77

lunes, 20 de noviembre de 2017

MACROTERRA, CRÓNICA DE UN SUEÑO HECHO REALIDAD

MACROTERRA, CRÓNICA DE UN SUEÑO HECHO REALIDAD


Es difícil explicar con palabras, aquello que surge de la nada y acaba por materializarse casi mágicamente, dando como resultado un sueño hecho realidad, donde todas las piezas de ese puzzle que previamente habías proyectado en tu mente, acaban encontrando su correcta ubicación en el espacio del tiempo, formando finalmente una preciosa representación de aquello que previamente habías soñado…

Y es que es justamente así es como me siento después de esta primera edición de MACROTERRA, llevada a cabo durante el pasado fin de semana en uno de los confines naturales más bellos de Cataluña, donde una treintena de personas llegadas de diferentes puntos del país se dieron cita con la finalidad de compartir su pasión por la macrobiótica y la alimentación consciente. Un sueño que empezó a gestarse en mi cabeza seis meses atrás, cuando pensé en la posibilidad de llevar a cabo un certamen anual, donde durante un par de días pudiera mostrar o enseñar todo lo que se  sobre Macrobiótica y alimentación consciente a cuantas más personas mejor, dando además la oportunidad a todos ellos de conocerse, intercambiar sus experiencias personales y lo más importante de todo, hacer que cada una de estas personas se sintiera como en su hogar, a pesar de estar a muchos kilómetros del mismo, como sucedía en algunos casos con personas llegadas de Madrid o Zaragoza.


Y así fue como este proyecto lentamente fue cobrando vida, a medida que los días y las semanas se sucedían y los nervios crecían sobre la marcha, siendo el reto muy complicado, teniendo en cuenta que me había marcado unas premisas muy complejas de entrada que quería ver cumplidas a toda costa;  tales como que toda la cocina llevada a cabo durante el evento fuera 100% vegetariana, libre de gluten, de temporada y enmarcada dentro de todos los aspectos que conforman la filosofía macrobiótica. Sin duda algo muy complejo, que finalmente fue posible y que hoy me llena de paz, pues al final, creo que no existe nada más importante en la vida que caminar alineado a tus valores, incluso cuando sabes que por ello en muchas ocasiones son varias puertas las que se cerrarán a tu paso.


Pero al final todo llega y a una semana del retiro, quedaba aun mucha faena por hacer, así que los últimos días fueron sin duda los peores, trabajando unas 12 horas diarias sin casi pausa en la elaboración de una veintena de páginas de apuntes, presentaciones de Power Point para mis conferencias allí, temporizaciones de las diferentes actividades que se debían llevar a cabo, compra de infinidad de alimentos,  que me llevo casi una veintena de viajes de coche al supermercado sin ayuda alguna, sumado a toda la logística que comporta un evento de este calibre que a pesar de todo llevé a cabo con una ilusión que justificaba con creces el esfuerzo requerido.



Finalmente el día llegó y una vez instalados en la preciosa casa rural donde Macroterra tendría lugar, los asistentes del evento fueron llegando a lo largo de la tarde del viernes e instalándose en las diferentes habitaciones de la casa, a la vez que intercambiaban sus primeras experiencias sobre la materia, además de gestarse poco a poco los primeros lazos de amistad entre muchos de ellos, a la vez que la noche llegaba y con el silencio despertaría horas después a las primeras luces del día  la primera jornada oficial del evento que tuvo lugar durante el sábado.

Sin duda dicha jornada fue la más dura para mí y mis dos compañeras de cocina. Pero lo cierto es que a pesar del cansancio acumulado todo  iba saliendo a flote y tuvimos la posibilidad de llevar a cabo todas las actividades programadas, tales como cursos de cocina, mis conferencias teóricas, así como algún que otro espacio de tiempo libre, donde esos primeros lazos de amistad sembrados horas antes cada vez se observaban más fuertes y estables.

Al día siguiente el cansancio acumulado durante el día anterior empezaba  a notarse tanto a nivel físico como psicológico, pero aquel sueño ya casi brillaba con luz propia y no podíamos dejar escarpar el deseo de hacerlo realidad, así que de nuevo llegaron las clases teóricas, esta vez centradas en la explicación de todos los alimentos más característicos de la Macrobiótica, así como sus funciones medicinales y usos dentro de la cocina terapéutica; una teoría a la que le siguieron nuevas clases de cocina y la preparación del último menú del evento, con el que finalmente esta primera edición de Macroterra llegó a su fin, al poco que los asistentes se despedían entre abrazos y sonrisas, deseando volver a verse pronto a pesar de la distancia que les separaba en algunos casos.






¿ Y qué puedo contaros como conclusión de esta bonita experiencia ?, sin duda que aunque ha sido un reto difícil de conseguir, ha sido todo un éxito para mí y no cambiaría ni un sólo segundo de los vividos allí, porque en cada uno de ellos he hallado algún aprendizaje de esos que nadie puede enseñarte, pues sólo la vida es en ocasiones capaz de ofrecernos la posibilidad de evolucionar y hacer de nuestro tiempo en este mundo, algo perdurable, aun cuando quizás en unos años ya no estemos en él…

Creo que cuando las personas acuden a un retiro de estas características lo hacen por diversas razones, donde algunos lo llevan a cabo para huir de sus problemas, otros para re-encontrarse con ellos mismos y otros tantos para aprender como alimentarse mejor además de compartir lo que saben con el resto de participantes. Pero indiferentemente a todo ello, lo realmente importante es que ese lugar donde evadirse de todo exista, para que sea la que sea la razón que les ha llevado allí cobre sentido en sus vidas.

Desde mi punto de vista no puedo más que dar las gracias con todo mi corazón a cada una de estas personas, que además de confiar en mí han hecho posible este sueño que hoy ya cuenta con su primera edición y que sin duda alguna tendrá una segunda durante el próximo año 2018 !

Me reservo para el final el agradecer con todo mi cariño la labor de incalculable valor que han realizado  mis dos ayudantes de cocina Judith y Àngels, dos grandes profesionales a las que estaré agradecido eternamente y con las que espero poder colaborar en futuras ediciones de este sueño.  Juntos hemos sufrido, vivido y disfrutado cada segundo de esta inolvidable experiencia dentro y fuera de la cocina, donde sin duda habéis demostrado que el mundo sigue lleno de grandes personas como vosotras y que yo he tenido la gran suerte de dar con dos de las mejores.

También A Lola la dueña de la casa su amabilidad y buen hacer así como a mi estimada amiga Anna Gracia por animarme y ayudarme a levantarme durante todos estos largos meses previos, cuando en ocasiones todo esto se me hacía tan grande y me venía abajo, así como por ayudarme con varios temas logísticos durante el evento así como tomar algunas de las bonitas fotos que servirán para inmortalizar el recuerdo de esta preciosa experiencia de vida.



Al final para terminar con esta crónica me viene a la cabeza el recuerdo de una conversación que tuve con mis padres y mi hermano antes de salir por la puerta de casa en dirección al evento, donde ellos de alguna forma me decían que quizás debía replantearme si de veras me salía a cuenta tanto trabajo y nervios durante todos estos meses, para en realidad ganar casi nada y poner mi cuerpo al límite tras tantas horas de trabajo sin descanso. A ellos les dije lo mismo que aquí escribo  para despedir estas líneas;  les dije que al final la vida es aquello que tu quieres que sea, como si de un lienzo se tratara donde un pintor previamente a descargar su inspiración se sitúa delante de su paleta de colores replanteando cuantos necesitará para llevar a cabo su obra, ya que sin duda cuantos más colores ponemos en nuestra vida, más riqueza aportamos a nuestros ojos. Seguramente aunque siempre se nos ha inculcado que estamos aquí para trabajar y ganar dinero, yo prefiero pensar que nuestro verdadero objetivo aquí es el de encontrar aquello que nos hace felices y llevarlo cabo con el corazón, como si no existiera nada más en el mundo, pues como mínimo el día que llegue nuestra hora, podamos mirar atrás y ver que dejamos esta vida con la seguridad de que otros muchos nuevos llegados recogerán los frutos que nacieron de la semilla que nosotros sembramos a lo largo de nuestra existencia…

Nunca dejéis de perseguir vuestros sueños!


Sergi Hogaku

(Fotos tomadas por Anna Gracia y Sergi Hogaku )

lunes, 25 de septiembre de 2017

SERGI HOGAKU EN MINDALIA TV


Buenos días a todos genios!!!
Hoy al fin se ha publicado en youtube la conferencia que ofrecí hace unos meses en la librería Síntesis de Barcelona y que fue grabada por Mindalia TV. Y bueno después de verla, no puedo más que recomendar 100% su visionado, porque aunque suene fatal que yo mismo lo diga, es sin duda la mejor conferencia que he dado en mi vida y lo que en ella digo es un mensaje muy importante narrado desde mi vivencia personal y la respuesta a porqué hoy me dedico a difundir conciencia.
Así que lo dicho, si tenéis una hora en vuestro tiempo, creo que vale la pena ver este documento de gran valor para mi, que además está totalmente inspirado en el Libro que estoy escribiendo desde hace ya unos dos años y que espero poder sacar a la luz muy pronto!
Aquí os dejo el enlace, no sin antes agradecer a Mindalia TV y a todos los que asistieron a este evento, así como a Olga de librería Síntesis que se portó maravillosamente conmigo.
Sin duda este tipo de cosas son las que me hacen darme cuenta de que estoy donde quiero estar...

Un abrazo muy fuerte a todos!

También puedes ver la ponencia en el siguiente enlace:

SERGI HOGAKU

ABIERTAS PLAZAS PARA EL PRIMER TALLER DE LOS CINCO ELEMENTOS EN OCTUBRE!!!




Buenos días a tod@s!!!!
Por cuarto año consecutivo regresa mi ciclo de talleres de cocina terapéutica y macrobiótica, inspirados en la "Teoría de los cinco 
Elementos" o también llamada "Cinco Transformaciones" propia de la Medicina Tradicional China.
En la misma se comprenden las pautas para aprender a cocinar en cada uno de los diferentes ciclos del año, evitando así la mayor parte de las patologías y enfermedades que se dan a diario en nuestra sociedad.
Desde mi punto de vista, cuando empecé a aplicar esta teoría en mi vida mi salut dio un giro muy positivo y nunca más he tenido que tomar ni un solo fármaco o antibiótico, así que no puedo más que recomendar estos talleres que darán comienzo el próximo 21 de octubre con el dedicado a la cocina del verano tardío, que además este año como novedad luce una cara totalmente renovada, con nuevos apuntes y nuevas deliciosas recetas de temporada, siendo incluso apto para los que ya lo cursaron en el pasado y quieran aprender más sobre la cocina en esta estación y gozar de nuevas explicaciones 
Un abrazo a todos y comentar que para reservar debéis escribir un correo a : cruzandoelsilencio@gmail.com. 
Sólo voy a ofrecer una fecha para este primer taller y sólo 10 plazas, así que no dudéis en apuntaros porque creo volarán rápido las plazas 

Abrazo fuerte a todos y seguimos trabajando a tope, nos vemos junto a los fogones !

SERGI HOGAKU

PLAZAS AGOTADAS PARA MACROTERRA 2017 !!!

PLAZAS AGOTADAS PARA MACROTERRA 2017 !!!



Buenos días a todos!!
Me complace anunciar que a casi dos meses del retiro que he organizado para el mes de noviembre las plazas están completamente agotadas, así que no puedo estar más feliz y agradecido a las nada menos que que 33 personas que han depositado su confianza en mí y han hecho posible este nuevo sueño que ya brilla con luz propia y se llama MACROTERRA!!
Un fuerte abrazo y seguimos adelante!!

SERGI HOGAKU

lunes, 28 de agosto de 2017

MACROTERRA 2017 - PLAZAS ABIERTAS A SÓLO 75 € LAS PRIMERAS 25 INSCRIPCIONES!

MACROTERRA 2017 - PLAZAS ABIERTAS A SÓLO 75 € LAS PRIMERAS 25 INSCRIPCIONES!



Buenos días a todos!!!

El verano llega a su fin y de nuevo El Rincón del Tenzo regresa cargado de novedades que poco a poco os iré desvelando. Pero hoy os traigo sin duda la más impactante de ellas, un formato de retiro que llevaré a cabo a mediados del próximo mes de noviembre en el que después de mucho trabajo he conseguido justo lo que hace mucho deseaba, poder ofrecer un retiro muy completo de dos días a precio de risa, para que todas las personas puedan tener acceso al mismo de forma muy sencilla con absolutamente todo incluido en el precio!


Se tratará de un fin de semana dedicado a la Macrobiótica estudiada desde una perspectiva innovadora y muy sencilla de entender para todos, pero rescatando a su vez sus puntos más importantes, donde intentaré que todo el mundo salga del retiro con una base muy buena tanto a nivel de cocina como a nivel teórica.

El retiro se llevará a cabo en una preciosa casa rural situada en la Garrotxa (Cataluña ),  rodeada de bonitos sitios para visitar tales como la conocida Fageda d' en Jordà, los Volcanes de Olot o pueblos tan pintorescos comoCastellfolit de la Roca o Santa Pau.







PRECIOS E INSCRIPCIONES

Como apuntaba uno de los puntos fuertes de esta actividad, es su atractivo precio, sólo 75€ para las 25 primeras inscripciones!!!, donde se incluye: alojamiento en casa rural + todas las comidas + cursos teóricos con apuntes impresos + cursos de cocina + la posibilidad de vivir un fin de semana con otras muchas personas compartiendo esta maravillosa experiencia.

Los interesados en inscribirse deberán  mandar un correo a la siguiente dirección  : cruzandoelsilencio@gmail.com y les  mandaré un número de cuenta donde deberán hacer efectiva una paga y señal de 45€; al hacerla su plaza quedará automáticamente validada y el día de la llegada a la casa pagarían los 30€ restantes, así de sencillo. Aunque he de decir que la semana pasada publiqué un avance del retiro en mi página de facebook y en sólo dos días se cubrieron 18 de las 30 plazas que tengo disponibles, así que si estáis interesados no lo penséis, ya que hoy se abren oficialmente las plazas y a este precio dudo duren demasiado :-)


Os esperamos a bordo de esta fantástica experiencia que tendrá lugar en un par de meses!!!!

Un abrazo y seguimos adelante!

Sergi Hogaku

viernes, 25 de agosto de 2017

REGRESO A CUISINE ET SANTÉ

REGRESO A CUISINE ET SANTÉ



“No hay nada mejor que volver a un lugar que no ha cambiado, para darte cuenta de cuanto has cambiado tú”

Sin duda no creo que exista una frase que defina mejor lo que sentí tras mi regreso a una de las más conocidas cunas de la macrobiótica europea, Cuisine et Santé. Situada a las afueras de Saint Gaudens , un precioso pueblo del Sur de Francia donde algunos dicen se haya la puerta de los Pirinéos Franceses y otros la luz del bienestar…

Y es que sin duda este oasis en medio de la nada es y será para muchos seguidores un punto de gran energía, donde se levantan unos ancianos cimientos fruto de su fundador René Leví, discípulo directo de Georges Ohsawa y creador de este hotel tan peculiar, donde cada año cientos de fieles llegados de todas partes del mundo se congregan bien para aprender más sobre la macrobiótica, o para encontrar la cura a muchas de sus enfermedades, incluso aquellas que la misma medicina ha dado como imposibles de curar. Pero claro una cosa es lo que nos dicen y otra cosa muy diferente es aquello que somos capaces de conseguir cuando estamos alineados con nuestros valores y fe en aquello que hacemos y creemos, ya que yo siempre digo que cada uno es médico de si mismo, y sabe perfectamente lo que su cuerpo necesita en cada segundo de su vida, aunque para lograr esta conexion tan profunda se requiere un trabajo previo que lleva su tiempo.


Pero sea verdad o no, lo cierto es que cuando pones un pie en el recinto de este curioso lugar, ya sientes que algo en ti a comenzado a cambiar, como si al pasar por el umbral de su puerta tu cuerpo se reseteara y con dicho  estado muchas de las experiencias, traumas y preocupaciones que todos tenemos en nuestro día a día quedarán sepultadas fuera de aquellos portones de hierro colado y hiedra salvaje.
Por esta razón, muchas personas eligen dicho lugar para estudiar la macrobiótica de cerca, pero también otras muchas lo hacen para desconectar con sus familias y hacer de sus vaciones un vacio en su vida, donde el tiempo parece detenerse y la conciencia es la que despierta para conducirnos hacia la calma y la serenidad.


Yo estuve allí por última vez años atrás y recuerdo que ese viaje representó un antes y un después en mi vida, ya que allí me sucedieron cosas maravillosas y conocí a gente mágica que nunca ha abandondado mis pensamientos desde entonces. Pero lo que jamás hubiera imaginado es que al llegar a casa mi vida me azototaría con el cambio más duro que jamás antes habia vivido, y que de alguna forma supuso la muerte de todo lo que había sido hasta entonces, para empezar a convertirme en lo que soy a día de hoy; pero como en todo momento difícil, por oscuro que parezca el túnel, siempre existe una luz al final del mismo y fue gracias a ese destello de luz llamado impermanencia que hoy dedico mi tiempo a trabajar en lo que me apasiona, ayudando y enseñando a muchas personas, además que por primera vez en mi vida, empecé a comprender el significado y la importancia que reside en obrar con el corazón y hacer de tu vida aquello que tu quieres que sea en contra de vivir la vida enraizando tus pasos hacia el miedo, a la vez que te alejas de tus pasiones y de tu verdadero ser interior.



Pero si quizás esperaba que aquello habría cambiado desde mi última visita lo cierto es que no fue así, siendo todo ello un vivo reflejo de todo lo que vi hace ya unos años, donde todo reposaba en el mismo lugar y cada uno de sus rincones destilaba ese aire romántico que tan bello hace ese lugar. Así que me perdí en cada uno de esos rincones con mi cámara y los immortalicé de nuevo, como ya hice años atrás, congelando cada detalle y color en la retina de mi corazón y envenenandome de muchos de los recuerdos que aun tenía congelados en mi mente y que de nuevo eran resucitados.

Pero como comentaba en la frase que reza al pricipio de este texto “no hay nada mejor que volver a un lugar que no ha cambiado, para darte cuenta de cuanto has cambiado tú” y ese es justo el sentimiento que me llevé de mi regreso a Cuisine et Santé, ya que cuando allí estuve años atrás hacía poco que había descubierto la macrobiótica y claro sin darme cuenta había fanatizado mis ideales, haciendo de ese conocimiento un dogma.



Así que al salir de allí en el pasado totalmente hechizado por todo lo que había conocido hubiera dado mi vida por cada coma y punto aprendido en esa primera visita, donde para mí nada era comparable al conocimiento que yo había adquirido sobre la macrobiótica. Pero si algo me ha enseñado la vida es que los extremos siempre desafinan, y cuanto más cerca creemos estar de algo, más lejos estamos en realidad de llegar a comprenderlo en su esencia más pura. Así que tras aquella primera visita tuve la suerte de estudiar muchos campos diferentes dentro del mundo de la Medicina Tradicional China y la alimentación consciente, dándome cuenta de que la mejor herramienta es sin duda aquella que uno mismo se forja desde el conocimiento compartido de varias disciplinas, no sólo de una de ellas. Además de todo ello, la experiencia de casi tres años pasando consulta como coach nutricional me ha permitido comprobar que algunas de las cosas que allí se dicen no se corresponden con la realidad, por mucho que esto pueda doler a muchas personas que no ven luz más allá de la macrobiótica. Pero no voy a entrar a fondo en este tema, porque creo que cada uno es dueño de su verdad y yo sólo soy una piedra más en el camino que otros muchos han recorrido antes que yo, así que cada uno debe sacar sus propias conclusiones.



Finalmente quisiera hacer un apunte importante dedicado a las personas que allí conocí durante esta última visita a Cuisine et Santé, todas ellas maravillosas y portadoras de una luz que no puedo describir con palabras. Porque puedes sentarte al azar con quien quieras allí, pero al levantarte de tu silla, siempre tienes la sensación de haber aprendido algo de la persona que tenías delante, un tesoro que para mí es sin duda la razón principal para visitiar dicho lugar.  Un lugar donde las personas muestran su lado más sencillo y humano, donde nadie te niega un saludo y donde las amistades que allí se crean son difíciles de borrar. Así que en ese aspecto quisiera dedicar mis últimas palabras a todas esas personas con la esperanza de poder devolverles a todas ellas aunque sólo sea la mitad de la paz que ellos me regalaron a mí hace unas semanas, así como también quisiera agradecer con todo mi corazón a mi amiga Anna Gracia, el haber compartido este viaje conmigo, sin duda otra oportunidad que la vida nos ha dado a ambos para seguir descubriendo ese nuevo camino que poco a poco sólo es capaz de abrir la amistad más preciosa y valiosa de este mundo, que no es otra que la de compartir experiencias de vida y aprender si cabe de cada una de ellas...



A día de hoy si algo tengo muy claro es que volveré de nuevo a Cuisine et Sante muy pronto, pero  sea cuando sea que regrese aun más seguro es que de nuevo volveré a ser otro del que estuvo hace unas semanas allí, pues ahora he comprendido que la vida está siempre sumida en un estado de cambio y nosotros no somos más que el motor de ese ciclo cambiante en el que en realidad podemos poco más que fluir, aunque eso ya es otra historia...




Sergi Hogaku