lunes, 10 de junio de 2013

Risotto de quinoa, calabaza y pasas



Nuevamente la quinoa regresa para tomar las riendas de esta nueva receta que hoy os presento, ya que sin duda, este super alimento tan desconocido para muchos, contiene un gran surtido de nutrientes y vitaminas dignas de admiración.
Pero para los que no conozcan la quinoa, a grandes trazos les diré que es rica en vitaminas del complejo B, E, C, además de ser muy completa en minerales, como el calcio, potasio, fósforo, hierro y el magnesio entre otros.
Así que ya tenéis una razón para añadir este poderoso alimento a vuestras recetas. Pero por la parte que hoy nos toca, os muestro un risotto muy sencillo que ofrece una textura muy fina y agradable, además de un sabor de tendencia dulce que seguro os encantará. La calabaza y la cebolla casi caramelizada, le aportan si cabe aun más personalidad a este sencillo plato.
En mi opinión es un plato que podría encantar a los niños, así que ya tenemos una buena forma de aportarles una comida equilibrada, muy sana y altamente nutritiva.

INGREDIENTES:
( A ser posible de procedencia ecológica y local )

2 cebollas tiernas ( pueden utilizarse otro tipo de cebollas)
1/2 Calabaza ( esta medida sólo es orientativa, puesto que el tamaño de la calabaza puede variar)
1 Taza de quinoa
1/2  Taza de pasas
2-3 hojas de col rizada
Perejil fresco
Aceite de sésamo virgen
Sal marina atlántica ( no refinada)
Oregano
1 vaso de leche de avena

ELABORACIÓN

1. En primer lugar, coceremos la quinoa, siendo la forma perfecta 1 medida de quinoa por 2 de agua. Primero ponemos el agua en el cazo junto con un pellizco de sal y cuando comience a hervir tiramos la quinoa, previamente lavada con agua fria. Cuando recupere la ebullición bajaremos el fuego al mínimo, taparemos y coceremos durante veinte minutos sin destapar. 

2. Mientras se cocina la quinoa, cortaremos la cebolla en cuadrados muy pequeños, así como las hojas de col y la calabaza que también trocearemos con esmero en pequeñas porciones.

3. Cogemos un cazo pequeño y ponemos un chorro de aceite de sésamo, subimos el fuego y cuando coja un cierta temperatura tiramos la cebolla troceada, removiéndola sin para durante unos diez minutos, hasta que la misma quede casi transparente. Ponemos un poco de sal y  añadimos los trozos de la hoja de col previamente cortada, removiendo todo durante unos cinco minutos más.

4. Pasado este tiempo, en una sartén, ponemos una pizca de aceite de sésamo y tiramos en su interior la mezcla de cebolla y col previamente cocinada, más los trozos de calabaza, 1 puñado de pasas, un poco de perejil fresco, un poco de oregano y una pizca de sal. Tapamos y cocinamos a fuego lento durante unos diez minutos.

5. Destapamos y añadimos la quinoa previamente cocida, removiendo toda la mezcla y añadiendo como toque final el vaso de leche de avena, más una pizca más de sal. Removemos toda la mezcla y tapamos nuevamente, cocinando todo durante unos diez minutos más.

6. Pasado este tiempo ya podemos servir directamente en un plato o presentarlo mediante la ayuda de algún molde, para darle la forma que podéis observar en la foto.

Buen provecho!

Gassho


Sergi Gámez

( Fotos : Sergi Gámez)









No hay comentarios:

Publicar un comentario